VOTO

Hablemos del voto, esa papeleta que cada cuatro años puedes intorducir en una urna y… hasta la próxima.

El derecho a voto es clave para la expresión de la pluralidad política de un país, para la igualdad de sus ciudadanos, para el sistema democrático y para la convivencia de una sociedad. Pero ¿ Qué valor tiene tu voto? Vale todo y vale nada.

Vale todo por su importancia a la hora de configurar el panorama político e indirectamente elegir los más altos responsables de la administración, vale todo, pues es la manera cívica de mostrar las diferencias de una sociedad sin recurrir a la violencia o el enfrentamiento, vale todo y hemos de apreciarlo por todas aquellas personas que vivieron y viven en la actualidad sin una democracia. No es un derecho conquistado, es un derecho que nos pertenece y que nadie nos puede quitar o regalar, pero eso no resta para valorar su importancia teniendo en cuenta la historia ya no tan reciente de nuestro país.

Pero el derecho a voto vale nada sin unas garantías que hagan efectiva la voluntad expresada en las urnas, sin unas libertades reales de expresión e información, sin un sistema que garantice el cumplimiento de lo pactado con la ciudadanía en las elecciones, en conclusión sin unas garantías de libertad y de utilidad.

De nada sirve un voto manipulado por los medios de comunicación y las redes sociales, coaccionado por colectivos sociales o el miedo agitado por algunos “responsables” politicos, o un voto inutil a unas promesas que sin ningún efecto o responsabilidad pueden ser incumplidas.

En nuestra sociedad, hay un mínimo de 3 personas de cada diez, que deciden no participar en las elecciones, incluso en algunos comicios de nuestra historia democrática se acerca al 50% del censo electoral. Puede que sea sintoma de falta de pedagogía o un desacuerdo con la falta de garantías del sistema electoral. Pensemos lo que pensemos, es una realidad.

Se acercan elecciones y es hora de reflexionar.

¿ Qué vale tu voto ?

Anuncios
Estándar

La expresión del disenso.

Nuesto sistema democrático tiene como cualquier sistema unas reglas del “juego” a través de las cuales se delimitan las formas, el modo o los medios de mostrar el pluralismo político de nuestra sociedad, nacidas del consenso en la transición y en los años posteriores.

Hay reglas escritas, como son las contenidas en la LOREG. Esta ley orgánica lleva inmaculada desde 1985 y tiene sus orígenes en la Ley para la Reforma Política de 1977. Fue otro de los grandes consensos de la transición ahora en cuestión por la mayoría de las formaciones políticas.

La LOREG es un conjunto de reglas del juego que hacen que la expresión de la voluntad de la ciudadanía, sea de una forma o de otra, siendo un claro ejemplo la diferencia que hay entre la distribución de escaños en el Congreso y en el Senado, partiendo de una realidad política identica obtenida de unas mismas elecciones.

Cuestiones como esta, las ciscunscripciones provinciales, las listas cerradas y bloqueadas o la formula D’Hont, son consensos de la transición sobre las reglas de la expresión del pluralismo político que ahora se cuestionan y son objeto de debate.

Pero también existen normas no escritas, reglas aceptadas sin ser plasmadas en un papel que se pueden resumir en la popular frase “no todo vale”.

Estan son las reglas que desde hace años conseguían que los políticos fuesen rivales pero compañeros, cuestinados pero respetados, discrepantes pero concordantes en la idea de la convivencia en paz. Pero parece que esto, sin estar escrito, trae más debate en los últimos años que las normas plasmadas en una ley.

Los comentarios de unas formaciones contra otras, las descalificaciones de políticos contra otros o el no reconocimiento son muestra de que la rivalidad se esta convirtiendo en lo preponderante en el debate.

En este contexto actual ¿Serían capaces las formaciones políticas de llegar a un consenso sobre la regulación electoral? ¿ Hay margen para recuperar consensos como los de la transición?.

El espectáculo se esta comiendo a la política, y el disenso, a los consensos de la transición.

Estándar

Superdomingo

Hace ya un tiempo, que en los medios de comunicación se escucha hablar del “Superdomingo”.

Este concepto que cada vez se oye más, hace referencia a la futura cita electoral, que previsiblemente tendrá lugar el 26 de mayo de este año, donde la ciudadanía elegirá a sus representantes en los ayuntamientos, en las asambleas legislativas de la mayoría de comindades autónomas, y en el Parlamento Europeo. Una triple elección, que dado el mapa político actual, va a dar mucho que hablar.

Pero, ¿ Qué tiene de súper además de su magnitud ? ¿ Aumenta esta jornada la calidad democrática de nuestro país ?.

Parece que el “Superdomingo” trae mucha emoción y se recibe con alegría entre la prensa, por la cantidad de titulares que nos va a dejar, sin reservar un solo sengundo a pensar en lo perjudicial de esta macrocita.

Era malo de por sí juntar las municipales con las autonómicas, pues hace dificil, para los votantes, esclarecer las propuestas de los diferentes partidos para sendos ámbitos.

Pues bien, parece claro, por anteriores citas europeas, y por la peculiaridad de estas próximas, que nuestro país irá a esta cita en clave nacional, incluso regional, alejando cada vez más las instituciones comunutarias y su labor, del debate político y su conocimiento por parte de la ciudadanía.

Estamos seguros de que en estos comicios se debatirá sobre la labor del gobierno, cuando no es este el que se vota, de derogaciones y nuevas leyes, cuando no son elecciones de ámbito nacional, veremos muchas fotos, muchos mensajes y poco fondo, para la importancia de esta jornada.

Esta claro que por ahorrar esfuerzo a los partidos políticos y algo de dinero a la administración, volvemos a tomarnos las elecciones como un juego de tertulianos, en el que se hablará demasiado para lo poco que nos dirán.

Estándar

La Constitución, más viva que nunca.

Hoy la Constitución, cumple 40 años. Tras estas cuatro décadas, el texto parece estar más vivo que nunca, pues como estamos viendo, y hemos visto a lo largo del último año, nuestra norma fundamental esta muy presente en la agenda política de la nación.

Hace poco más de un año, la Constitución estrenó un artículo hasta la fecha inmaculado. Hablamos del artículo 155 de la CE, que fue puesto en marcha, con el fin de intervenir la autonomía de Cataluña, tras el intento de declaración de independencia de la región.

“Artículo 155

1. Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.
2. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.”
Pasados unos meses, la Constitución pudo hacer un estreno de éxito, pues, pese a que ya se había puesto en marcha varias veces, a lo largo de sus cuarenta años de historia, la moción de censura presentada por el PSOE, fue la primera con éxito en nuestra democracia. Avalado por los artículos 113 y 114 de la CE, Pedro Sanchez, se hizo con la confianza de la cámara, y así con la presidencia del gobierno.

“Artículo 113

1. El Congreso de los Diputados puede exigir la responsabilidad política del Gobierno mediante la adopción por mayoría absoluta de la moción de censura.

2. La moción de censura deberá ser propuesta al menos por la décima parte de los Diputados, y habrá de incluir un candidato a la Presidencia del Gobierno.

3. La moción de censura no podrá ser votada hasta que transcurran cinco días desde su presentación. En los dos primeros días de dicho plazo podrán presentarse mociones alternativas.

4. Si la moción de censura no fuere aprobada por el Congreso, sus signatarios no podrán presentar otra durante el mismo período de sesiones.

Artículo 114

1. Si el Congreso niega su confianza al Gobierno, éste presentará su dimisión al Rey, procediéndose a continuación a la designación de Presidente del Gobierno, según lo dispuesto en el artículo 99.

2. Si el Congreso adopta una moción de censura, el Gobierno presentará su dimisión al Rey y el candidato incluido en aquélla se entenderá investido de la confianza de la Cámara a los efectos previstos en el artículo 99. El Rey le nombrará Presidente del Gobierno. “

Puede que pronto la Constitución, vuelva a poner en marcha uno de sus artículos más importantes, pues ya son varías los titulares, opiniones en tertulias, y las peticiones de los partidos de la oposición, que mencionan al artículo 115 de la CE. Estamos hablando de la disolución anticipada de las Cortes, y la celebración de elecciones anticipadas.

“Artículo 115

1. El Presidente del Gobierno, previa deliberación del Consejo de Ministros, y bajo su exclusiva responsabilidad, podrá proponer la disolución del Congreso, del Senado o de las Cortes Generales, que será decretada por el Rey. El decreto de disolución fijará la fecha de las elecciones.
2. La propuesta de disolución no podrá presentarse cuando esté en trámite una moción de censura.
3. No procederá nueva disolución antes de que transcurra un año desde la anterior, salvo lo dispuesto en el artículo 99, apartado 5.”

Está claro, que tras 40 años de vigencia, la Constitución sigue dando de que hablar, estando presente de manera directa, e indirecta, en la prensa, en las tertulias, en los debates nacionales y regionales, en los discursos de los partidos políticos, y en el día a día de la gente, a través de la educación, la libertad de expresión, y todos y cada uno de los derechos que esta cuarentona lleva garantizando estas últimas cuatro décadas.

Estándar

La Libertrump

Tras las últimas noticias sobre el periodista saudí Jamal Khashoggi, Donald Trump lanzó una amenaza, concretamente un “severo castigo”, contra estos ataques a la libertad de expresión.

¿Pero, sabe Donald Trump, qué significa la libertad de expresión ?

No parece que, el ahora defensor de los periodistas, conozca muy bien el significado de la libertad de expresión, tras los continuos ataques, dirigidos contra la prensa estadounidense.

El artículo 19 de la Declaración Universal de los DDHH, lo define como el derecho a no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Donald Trump, elaboró una lista de medios a los que vetar la entrada en sus mítines, con la única escusa de que las”truenews” no eran de su agrado. Entre las víctimas del veto, estaban The Washington Post, Univisión o el diario Politico.

Trump, ha llegado a calificar a los medios de comunicación, de enemigos del pueblo, algo que no estraña, tras sus continuos desprecios, a la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca.

Son muchos los ataques, que el ahora defensor de la libertad de prensa, ha hecho a los medios de comunicación de su propio país.

Parece que para el Presidente de los EEUU, la América de la Libertad, solo existe dentro de la libertad de Donald Trump, dentro de la “Libertrump”.

Estándar

Brexit means Brexit

La cuenta atrás está en marcha. A 185 días de que finalice el plazo para llegar a un acuerdo, las dudas que nacieron del ajustado resultado del famoso referéndum, aún no encuentran una clara respuesta, ni del gobierno británico, ni de la Unión Europea.

La división que vive la sociedad, se traslada a los grandes partidos. El partido del gobierno, el Partido Conservador, se rompe a base de titulares. La prensa muestra las divisiones internas, a cuenta de las negociaciones con la UE. Con el liderazgo de May cuestionado por sus compañeros más rebeldes, el partido navega entres olas y tormentas, azotado por las diferentes corrientes políticas, que luchan por imponer sus intereses e ideas, en la negociación. Entre los que pugnan por un acuerdo duro o que no haya acuerdo, y los que apuestan por un acuerdo comercial, están los que apuestan directamente por un cambio de liderazgo en el partido.

Al otro lado, la prensa también da cuenta de las tensiones dentro del Partido Laborista, aunque parece que la situación de sus rivales políticos, da margen para hacer una dura oposición, acusando al gobierno de falta de liderazgo, y afianza el liderazgo de Corbyn, quién coge las riendas de los laboristas, con la vista puesta en un adelanto electoral. Parece que con una débil unidad, fortalecida por la situación de los conservadores, el Partido Laborista, apostará por ir a unas elecciones anticipadas, con un programa económico “radical”, apostando por un acuerdo que mantenga varios aspectos de la actual relación del Reino Unido con la UE, y la convocatoria de un referéndum sobre el acuerdo final, tras descartar sumarse al <<People´s Vote>>, que pedía la repetición de la consulta de 2016.

A pesar de la situación interna, la UE no da tregua al Gobierno Británico. Al rechazo de las propuestas británicas, en la última cumbre,se suma la presión que la Comisión Europea esta haciendo, para que el Reino Unido cumpla con sus obligaciones y compromisos, antes de una posible ruptura sin acuerdo.

Tras el sonoro “Brexit means Brexit”, de la campaña, ya nadie sabe que significa el Brexit, y reina un ruidoso barullo, lleno de titulares con mensajes encontrados, lejos de la unidad y la serenidad.

¿ Brexit means Brexit ?

Estándar

Bienvenidos/as a Jeromín

¿ Qué sería del pensamiento sin su expresión ?

José Luis Sampedro, celebre escritor español, decía que sin libertad de pensamiento, la libertad de expresión no serviría de nada, pero , ¿Valdría de algo la libertad de pensamiento, tapada y escondida, bajo la prohibición de toda emisión de las ideas que nos rondan la cabeza ?.

Nuestra forma de pensar, nuestras creencias y opiniones, no son más que el fruto de lo que captamos. Nuestros pensamientos, aunque no podamos percibirlo de forma directa, son la suma de cosas tan simples como los libros que leemos, la conversaciones que tenemos, los programas de televisión que vemos, la gente a la que seguimos…

“No es sólo en la guerra, sin embargo, que peleamos por la libertad. Uno pelea por libertad en contactos personales y en muchas fases de la vida civil. Todo el tiempo, día a día, tenemos que continuar luchando por la libertad de religión, libertad de expresión y libertad de la pobreza, por todas aquellas cosas que deben ser ganadas en paz así como en la guerra”. – Eleanor Roosevelt

Bienvenidos/as a Jeromín.

 

Estándar